La primera vez…

Es la primera vez que escribo una historia de este tipo en mi vida, es más, es la primera vez que escribo una en cualquier parte, aunque siempre había pensado que si algún dia lo hacia, lo que fuera tendría que ser totalmente verídico. Asi que ahí vá sin anestesia previa: Soy una persona totalmente igual a cualquier otra en este país, sin esas cosas que generakmente llaman "anormales". Resulta que estoy casado desde hace 2 años con una mujer maravillosa a la que llamaré "Elisa", y bien, hemos vivido una vida de pareja bastante placentera y normal a no...

Relatos de relatos de sado casadas

Somos un matrimonio de 36 años mi mujer y 48 yo. Ella se llama Mari y yo Pedro. Es mi segunda esposa ya que tuve la desgracia de enviudar y he tardado bastantes años en volver a casarme. A Mari la conocí en un club de carretera donde trabajaba y desde nuestro primer encuentro surgió algo más profundo que la simple relación entre la chica de alterne y su cliente. De siempre me ha gustado el sexo fuerte, rayando en el sado, si bien en estos clubs de carretera no es fácil encontrar servicios de este tipo, mucho más si...
relatos xxx

Fiesta salvaje

Fue una de esas fiesta de ex compañeros de la escuela de mi mejor amiga Sandra, su esposo no podría ir por su sobresaturado trabajo, ella con la ilusión del re encuentro me llamo por teléfono pidiéndome favor de acompañarle, pues no conocía el lugar de la zona de reunión, es grato encontrarse con personas que convivieron varios años juntos, es una segunda casa familiar. Siempre he sabido divertirme en las fiestas, como que el tequila me inspira. Recuerdo una fiesta de lo más normal, hombres, mujeres, chupe, música, baile, risas, ligue. Todo lo que se mira normal en una...
erotic-massage

El masaje

nalgofilia

Feliz cumpleaños

En el cine…

Cita a ciegas

Relatos porno x de intercambio de parejas liberales o swinger

Relatos eroticos en español gratis sobre todo lo relacionado con el mundo swinger. Aquí encontrarás relatos porno xxxx de intercambio de parejas liberales.

juego

El juego

Comenzaba el verano y el sol me acariciaba con mucha más pasión. De vez en cuando me gustaba salir a pasear por la ciudad y mezclarme entre el bullicio de la gente, siempre con prisas, respirar los olores tan especiados saliendo de locales turcos, chinos o paquistaníes. Disfrutaba sentándome en la terraza de cualquier bar para observar aquel vaivén de gente tan diversa, cada uno con su historia, con su vida, con sus ilusiones... Era como si el tiempo se parase y la vida frenética de los demás me pasara rozando. Me encantaba respirar relajada mientras tomaba algo para poder observar más detenidamente la cornisa de los edificios, sus fachadas imponentes que hacían que yo fuera un ser pequeñito entre...
placer

Placer al amanecer

A ver si no provoco cuando lean este texto… pero mientras que rico sentir esa sensación mientras un hormigueo recorre todo el cuerpo uy... de imaginar... me humedezco... y miles de cosas pasan en mi mente... …..mmmm… tengo deseos de sexo… Eso pasa a todos, pero más a nosotras, no decimos, sentimos, disimulamos más nuestros deseos, pero la mayoría somos muy…muy… fogosas….de 100 platicas 99 coincidimos con la frecuencia en que nuestros apetitos sexuales despiertan. Son las 05:18 AM y ya siento unas cosquillas recorrerme el cuerpo. Aprieto fuerte las piernas una contra la otra mientras humedezco mis labios, cierro los ojos y se escapa un pequeño suspiro… miro una foto de una polla la forma que tiene… recuerdo esa glande...
hazme tuya

Ella dijo hazme tuya y me hizo suyo para siempre

Todos hemos vivido la experiencia de vivir por primera vez solos, tenemos un lugar sencillo, acogedor, que sentimos como nuestro pequeño reino. Para mí además significaba la oportunidad de poder tener intimidad con mi novia. En ese momento una mujer de 21 años, morena, delgada, con unos pechos pequeños pero firmes, muy lindos. Con una piel tersa y un aroma tan suave e intenso a la vez, que seguramente les recordará a alguna pareja de esas que con solo tomar un suspiro de su olor, se convierte en un afrodisíaco tan intenso qué debemos contenernos mucho para no pasar de un momento romántico a uno de desesperación y pasión descontrolada. Así era ella Sin quitar el romanticismo, bastaba tan solo, acercarme a ella...

En el cine…

Esta tarde hemos decidido ir al cine los tres. A ver si no les da frío con esas faldas que llevan que muestran sus encantadoras piernas, pero al menos llevan una gabardina y una chamarra que pueden usar para taparse, además de las botas que traen puestas (se pusieron de acuerdo, ¿verdad?; si hasta se han puesto el mismo perfume que saben me enloquece); se ven muy sexy. Cuando nos sentamos en la sala oscura, tú en medio de los dos, me doy cuenta que las faldas se les han subido al sentarse, y sostengo el aliento al ver que ambas traen medias y liguero. En la torre, va a ser difícil que me concentre en la película pensando...

Una noche loca en México

Llegué a México cansado por el vuelo y nervioso por perder la maleta que tanto me había costado facturar, tanto en esfuerzo como económicamente. Estaba esperando su salida cuando escuché a mis espaldas una voz familiar que decía: hola, holaaaaa…. era Ari. -¿Qué haces aquí? – dije sin que apenas me saliera la voz -En persona me gustas más- Dijo ella con esa sonrisa picarona que tanto me gustaba. – ¿Tu qué crees? Hacerte de guía. En ese momento, como si de una película se tratara apareció mi maleta rompiendo ese segundo de silencio. -¡Mi maleta!- grité nervioso y agitado. - Agárrala pues y vámonos. Dijo ella. Yo no conocía nada de México, y era mi primer viaje al extranjero, así que me pareció buena idea...

Brillos en la piel

Aún tenía el pelo mojado cuando sonó la puerta. Mi corazón empezó a bombear al mismo ritmo que mi entrepierna. Instintivamente toqué mi pelo, como si intentara colocarlo. Los nervios empezaron a ser más evidentes. ¡Dios! ¿por qué inicié esto? No sabía muy bien qué tenía que hacer, se suponía que yo le había entrado aquella mañana con la seguridad que da la experiencia pero en aquel momento me sentía inexperta, casi asustada. Como pude me recompuse. Tragué saliva. Respiré profundo y abrí la puerta. ¡Oh dios! Ahí estaba Jorge. Con su barba de tres días, con su boca apetecible, con aquellos ojos grandes observándome a la par que sus dientes superiores mordían su labio inferior de una manera tan sexy que...
relatos eróticos

Un masaje sensual

Mi vecina viene a la consulta a darse un masaje relajante. Al principio un poco tímida por estar en ropa interior ante mi, tapada con una toalla que da lo justo para tapar sus pezones y apenas su pubis. Empiezo aplicándote una generosa capa de aceite por tu espalda y deslizando mis manos por toda tu espalda consiguiendo que te relajes, tras unos minutos te pido que te gires y con dificultad intentas tapar tus tetas con la pequeña toalla, cojo más aceite y empiezo a extenderlo por tu cuello con delicadeza, aparto un poco la toalla empiezo a masajear tus tetas que enseguida responden endureciéndose y afilando los pezones disimuladamente, mis dedos rozan esos duros pezones que poco a...
relatos xxx

Fiesta salvaje

Fue una de esas fiesta de ex compañeros de la escuela de mi mejor amiga Sandra, su esposo no podría ir por su sobresaturado trabajo, ella con la ilusión del re encuentro me llamo por teléfono pidiéndome favor de acompañarle, pues no conocía el lugar de la zona de reunión, es grato encontrarse con personas que convivieron varios años juntos, es una segunda casa familiar. Siempre he sabido divertirme en las fiestas, como que el tequila me inspira. Recuerdo una fiesta de lo más normal, hombres, mujeres, chupe, música, baile, risas, ligue. Todo lo que se mira normal en una fiesta. Las miradas fueron en un principio algo incomodas pues fui la única de mi genero pero eso pasa en...
relatos eroticos

Memorias de una prisionera

Hace calor… por eso sudas… Pero también por el deseo…. Llevas unos minutos con los ojos vendados… Tumbada en la cama, con el deseo ardiente de ser amada… Yo, tumbado de lado y desnudo, admiro tu exquisito cuerpo, no digo nada… Escucho tu respiración, recorro cada centímetro de tu cuerpo, sigo las líneas de las gotas de sudor, en ocasiones siguen un recorrido muy descarado… Acerco la palma de mi mano a tu mejilla, lentamente, mi respiración se acelera, también estoy sudando, veo como tu abdomen empieza a subir y bajar mas rápidamente… tu precioso ombligo parece querer cobrar vida, luego me ocupare de él. Acerco tanto la mano como para que notes su calor en tu cara, pero no te la toco siquiera, quiero...

Después de las promesas del chat

Mis pasos me llevarán nerviosa y agitada...estaré esperándote en la esquina acordada, expectante, con esa extraña sensación que a uno lo invade cuando se está por jugar...Tu voz llegará a mi cabeza para darle envión a mis acciones y la energía de todas tus palabras peleará por hacerse fuerte y tomar su lugar... Cada segundo que pase será eterno...pero me resultarán útiles para recordar lo bueno que fue haberme atrevido a llamarte, sorprenderte, robarte esas bellas carcajadas y reconocer que sos más que la fantasía de un caballero perdido en la red...que sos además audaz, pícaro, simpático, guarango...que sos finalmente, un hombre. Siento tu profunda voz llamándome, ¡Allí estás!. Mi corazón ha saltado al reconocerla, de ahora en adelante todo es...

EL PODER DE TU VOZ

Jamás imaginé algo como lo que nos une, estando tan distantes...luego de varios chats, pedirme mi número de teléfono...y que después de reconocer nuestras voces tengamos lo que tenemos semanalmente. Me mata estar tendida en mi cama, o donde me sorprenda tu llamada, desnudarme a la par de tus indicaciones, acariciarme, tocarme, descubrirme para vos...oirte, respirar agitadamente del otro lado mientras hago lo mismo contigo... recrearnos una fantasía, permitirnos sentirnos juntos, tocándonos, besándonos,  saboreándonos... soñar con un momento que jamás viviremos realmente pero que al teléfono es tan cierto... No acostumbraba masturbarme, ahora lo hago por y para ti, mientras me lo vas pidiendo, sumisa dejo que mis manos recorran mis pechos, bajen por mi hasta chocar con la humedad...

Aventura en Oaxaca

Quisiera compartir con ustedes la razón por la cual decidimos ser parte de esta gran familia e ir en busca de nuevas aventuras sexuales. Todo empezó el pasado puente de Septiembre cuando mi novia y yo decidimos ir a acampar a las playas vírgenes de Oaxaca, las cuales son conocidas por sus playas nudistas y por la gente tan "abierta" que va a acampar ahi. Una vez instalados en nuestra casa de campaña y después de haber estados tomando el sol desnudos durante todo el día, decidí ir a dar un paseo para conocer a nuestros vecinos y ver si había algo más que hacer durante la noche. En la playa, generalmente las tiendas de campaña están bastante alejadas una de...

La primera vez…

Es la primera vez que escribo una historia de este tipo en mi vida, es más, es la primera vez que escribo una en cualquier parte, aunque siempre había pensado que si algún dia lo hacia, lo que fuera tendría que ser totalmente verídico. Asi que ahí vá sin anestesia previa: Soy una persona totalmente igual a cualquier otra en este país, sin esas cosas que generakmente llaman "anormales". Resulta que estoy casado desde hace 2 años con una mujer maravillosa a la que llamaré "Elisa", y bien, hemos vivido una vida de pareja bastante placentera y normal a no ser por una especie de jugueteo sexual que hemos venido desarrollando desde hace algún tiempo y que a ido tomando...

Mi chica favorita

Aquel día, Ana me llamo para decirme que estaba teniendo problemas con su televisión y el cable o la vcr, etc. Me pidió si podría pasar a ver cual era el problema y yo le dije que si, que con mucho gusto. Así que me dirigí a su apartamento. Al llegar, no había casi nadie en el parking, porque naturalmente todo el mundo estaría trabajando. Camine hacia las gradas porque su apartamento era en un tercer piso… Allí me la encontré saliendo del laundry room. Llevaba un vestido de verano de tela de flores azules y rojas. El vestido no era muy corto pero se le quedaba algo apretado y hacia resaltar sus nalgas y caderas. Como llevaba un canasto...

¡Me mojó la boca!

Hace ya algunos años de esto, pero aún lo recuerdo como si hubiera sido ayer... Empezamos conociéndonos porque su tío era cliente de mi padre y yo cubría la cartera de clientes de mi recién difunto padre. El tío (a quien llamaré Roberto por cuidar su privacidad) estaba muy ocupado y se enteró de que me tardaría algunos días en Sacramento de negocios, dentro de los cuales se incluía el fin de semana, que de paso iba a ser largo. Todo parecía marchar a pedir de boca, y Roberto me insistía mucho en que su sobrina (la llamaré Claudia) era muy inteligente y bonita. Cuando unas horas más tarde la conocí, me dí cuenta de que Claudia era más inteligente...

CON LA SAL EN LOS LABIOS

arcos va por la calle, sube a un auto y comienza a recorrer la ciudad. Siempre que está aburrido, toma un taxi y finge ir a algún lugar. Esta vez a media cuadra del cine se monta una chica trigueña de pelo largo. Le llama la atención el vestido rojo pero no quiere que ella lo note interesado. Saca una pequeña agenda donde tiene anotaciones sin importancia y simula estar ocupado. Se le cae un bolígrafo y ella se agacha a recogerlo. Los dos lo cogen al mismo tiempo. La mano de ella sujeta la del chico, y cruzan miradas. ¡Diablos! Tiene los mismos ojos que yo y si no estoy exagerando nos parecemos mucho. Piensa el muchacho. No, es...

Amor a cualquier precio

¿Has tenido un día difícil? -le preguntó mientras le ofrecía una copa de vino. -No veía el momento de volver a casa; de estar contigo. Ella rió con una risa sensual que sabía le volvía loco y se acercó a besarle en el cuello mientras comenzaba a desabrocharle los botones de la camisa. Él cerró los ojos y la dejó hacer mientras el vino empezaba a enturbiarle los pensamientos y una cálida sensación de abandono le invadía. O quizás todo era efecto de la mujer. La única mujer que realmente había amado, la que hacía doce años que le acompañaba,  de la que no había podido separarse desde el primer momento en que la vio. Lucía. Con su pelo rubio...

Relatos de relatos de sado casadas

Somos un matrimonio de 36 años mi mujer y 48 yo. Ella se llama Mari y yo Pedro. Es mi segunda esposa ya que tuve la desgracia de enviudar y he tardado bastantes años en volver a casarme. A Mari la conocí en un club de carretera donde trabajaba y desde nuestro primer encuentro surgió algo más profundo que la simple relación entre la chica de alterne y su cliente. De siempre me ha gustado el sexo fuerte, rayando en el sado, si bien en estos clubs de carretera no es fácil encontrar servicios de este tipo, mucho más si en este caso lo que siempre he buscado ha sido una mujer que acepte someterse a mis deseos como Amo. Cuando...

Una diosa en mi camino

Los días pasaron aquel cursillo, y yo no dejaba de mirarla a todas horas, admirando sus femeninos gestos, sus angelicales sonrisas, muriéndome de ganas por hacerle el amor hasta el fin de los tiempos. La cosa es que un profesor me cambió de sitio y oportunamente fue delante del suyo. Pronto entablé conversación con ella y descubrí que además de su increíble belleza era muy simpática y divertida. Un buen día mientras tomaba apuntes me pareció oír algo así como un suspiro detrás mía, no le di mas importancia, pero pronto me di cuenta de que era mas insistente que suspiros casuales. Seguí el juego haciendo lo mismo. Ella jadeaba en un tono suficientemente bajo como para que no...

Aumentando el kilometraje

Había tenido mi primer gran orgasmo con un tipo que no era Germán. Claro que con la venia de él y ayudada por él toda vez que su dedo en mi culo desencadenó mi venida. Lo más lejos que había llegado con otro hombre delante de mí cuñado había sido con John, el amigo de Clarita la inquilina cuando ella hizo el trío con ellos dos. Y solo fue sexo oral. (Ver relato "El trío de Clarita"). Mis ganas de estar con dos hombres al tiempo se habían disparado después del trío de mi amiga. Germán desde que supo de esta fantasía mía se mostró dispuesto a hacerla realidad, pero siempre fui yo quien le dio largas. Lo más cercano...

En esta sección puedes encontrar todorelatos, son relatos sexo subidos por nuestros usuarios en los que hablan de sus experiencias, reales o ficticias. Los hay de todo tipo, desde sexo amateur, maduras, morbo cornudos o relatos lesbicos.

Si quieres colaborar subiendo tus historias porno calientes o erticos, contacta con nosotros, no importa de qué temática o si son relatos eroticos cortos, estaremos encantados de contar con tu colaboración, todorelato será bien recibido.

REGÍSTRATE GRATIS EN NUESTRA RED SOCIAL
1
2
3
4
5
¿Ya estás registrado? INICIA SESIÓN
Al registrarse está aceptando nuestros términos y condiciones.