Cada verano las calles de cualquier ciudad española se inundan de chicas jóvenes, y no tan jóvenes, con sus pantaloncitos cortos, y que en muchos casos enseñando parte de la nalga. Vaya por delante que en pleno siglo XXI cada uno debe vestir como le salga de las pelotas pero no hay que olvidar las consecuencias y repercusión que tiene esta prenda.

A pesar de que muchas chicas y mujeres se esfuerzan en convencernos de que llevan esta prenda por comodidad, sin embargo esta afirmación cojea y mucho. ¿Cuantas veces se tiene que colocar el short? Decenas y decenas, no hay nada más patético que ver a una mujer tirar del pantalón para abajo. Precisamente esta prenda tiene pinta de todo menos de cómoda, con el coño comprimido cual japonés en el metro a 40 grados en la sombra.

Llevar esta prenda implica, por H o por B, un componente de EXHIBICIONISMO. En algunos casos, por desgracia, también se utiliza a modo de reclamo de miradas, una “elevaego” efectivo y que atraerá al público masculino. Dicho de otro modo, estamos ante un RECLAMO SEXUAL.

Esta prenda despierta la incitación y el deseo sexual. Pero no solamente del chico que te gusta y el principal responsable de que te pongas esta prenda para encadilarlo, también excitas a su amigo, a su primo y, probablemente, también a su tío Manolo, un fontanero de 49 años que, cabe la posibilidad, que se la casque con la imagen mental de tu trasero. O quizás te hagan fotos o vídeos sin que te des cuenta y tus “tragaderas” circulen en la red más rápido que la pólvora. Sin saberlo te has convertido en un reclamo para decenas, centenas o miles de pajilleros que se zurrarán la sardina imaginando como pierden de vista su trabuco entre las paredes de tu ano.

Es justo que tu, que eres chica, conozcas esta versión. Es justo que sepas que un alto porcentaje de hombres que te vean o conozcan con esta prenda jamás tendrían nada serio contigo e incluso que te cataloguen de “guarra” o “puta”, un juicio de valor totalmente injusto pero que está “ahí” en la calle.

A continuación voy a exponer una serie de respuestas que he encontrado en un Foro de Internet ante la pregunta: ¿Dejarías que tu novia fuera con shorts enseñando a media nalga?

Qué mierda es esa de ir enseñando medio culo por ahí como si fuese una vulgar puta rumana barata de polígono industrial.

Claro que si, es que ese cachito extra que enseña el moflete es necesario para ir bien fresquito en verano. Si se tapa unos centímetros mas la pobre va a ir asfixiada por dios. Lo de ir provocando y ponerle el rabo duro al personal no tiene nada que ver.

Para mí una que lleva eso es, automáticamente, una guarra, sin más.no, llámame moro si quieres, pero paso de que mi novia vaya provocando al personal, eso es de putas y si lo hace pues dejaría de ser mi novia, así de fácil

Por suerte a la mía no le gustan esos pantalones, bendita. Es como si yo fuera con un huevete por fuera.

No es que no la deje, es que no saldría con una tia que entre otras cosas se ponga un short de esos que enseña medio culo. Me gusta que tengan clase y sean elegantes, no por otra cosa.

Si mi piva quiere llevar eso es que seguramente no haya escogido bien la pareja. Así que habría que volver a replanteárselo.

Es que directamente no estaría saliendo con alguien que lleve eso. Follártela y tal si, pero ¿una relación estable?

La mía no, las de los demás si

Directamente yo no saldría en serio con una mujer tan vulgar.Si llevase eso sería mi puta no mi novia. Viste como puta y será tratada como puta. Puede llevar short sin enseñar el culo.

Yo siempre le digo que se puede vestir como quiera.  Pero que el día que deje de vestir con cierta dignidad, la dejaré, pues paso de estar con una persona no digna de mi.

Suelo ser muy liberal en estos temas pero lo de esos shorts es puterío gratuito

Partiendo de la base que la pregunta está mal formulada, es decir no tenemos ningún derecho en imponer que ropa, peinado o bragas debe llevar nuestra pareja. Si que es cierto que tenemos derecho a opinar y las respuestas expuestas arriba hablan por si solas. Y repito que no estoy, en ningún caso, de acuerdo en catalogar a una chica de “guarra” por ir así.

Personalmente me gustan estos pantalones en las mujeres. Me gustan porque los hombres nos guiamos por nuestros instintos sexuales.  Excepto en mi pareja. Curioso, ¿no? Soy consciente de que tengo una novia guapa y que, seguramente, recibe miradas y piropos por parte de los chicos con los que se cruce, pero prefiero que potencie su mirada, su pelo, su sonrisa o un cuidado escote antes que tenga que enseñar medio culo.

 

5 / 5      

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here