Jamás imaginé algo como lo que nos une, estando tan distantes…luego de varios chats, pedirme mi número de teléfono…y que después de reconocer nuestras voces tengamos lo que tenemos semanalmente. Me mata estar tendida en mi cama, o donde me sorprenda tu llamada, desnudarme a la par de tus indicaciones, acariciarme, tocarme, descubrirme para vos…oirte, respirar agitadamente del otro lado mientras hago lo mismo contigo… recrearnos una fantasía, permitirnos sentirnos juntos, tocándonos, besándonos,  saboreándonos… soñar con un momento que jamás viviremos realmente pero que al teléfono es tan cierto…

No acostumbraba masturbarme, ahora lo hago por y para ti, mientras me lo vas pidiendo, sumisa dejo que mis manos recorran mis pechos, bajen por mi hasta chocar con la humedad que me provocas, que tus susurros filtran en mis oìdos…sentirme caliente, deseosa, anhelante…que mis dedos se sumerjan en el mar de jugos, que jueguen ferozmente con mi clìtoris porque deseas que te regale mis gemidos de gozo, mi respiraciòn entrecortada, tu nombre en mis labios…

-Dame el primero, me pides, cierro mis ojos y te imagino frente a mi, pidiéndolo desesperado, excitado… me dejo llevar por tus palabras que queman mi cabeza, me retuerzo, convulsiono, exploto por vos…pero mi fuego abraza y te cuento lo que desearla estar haciéndote, mi cabeza entre tus piernas, devorándote…y te oigo gemir, suspirar, pedir más, más…hasta que acabas y tu leche brota salvaje…solo porque yo te lo pedí, solo porque yo te lo provoque…solo dos desconocidos a través del teléfono en dos puntos remotos del mundo…

5 / 5